2 minutes

Cambiar de trabajo es una situación que no todos se atreven a asumir. Las razones pueden ser muchas, como la carga laboral, la relación con tus compañeros y tu jefe… Aunque muchas veces son las necesidades económicas las que te obligan a permanecer laborando en un lugar cuando no te gusta. Debes procurar sentirte cómodo en tu trabajo, de lo contrario estás impidiendo tu crecimiento laboral y disminuyendo tu productividad.

Cambiar de trabajo

Si todas las mañanas buscas motivos para ir a tu trabajo y tratas de inventarte excusas y pretextos para faltar o pedir permiso, tal vez, deberías cuestionarte si necesitas cambiar de trabajo urgentemente. Y si no estás seguro de renunciar, te presentamos las siguientes señales que indican que es momento de cambiar de trabajo.

Señales que indican que es momento de cambiar de trabajo

Ambiente laboral

Ya sea que no existe una buena relación con tu jefe o que con tus compañeros de trabajo existan muchos conflictos que impiden el buen trabajo en equipo, no existe la infraestructura adecuada para sentirse cómodo. Inclusive la relación con tu jefe no es sana. Existe mobbing, y las burlas ya superan lo chistoso y comienzan a ser ofensivas, hay humillaciones y hasta violencia física o verbal.

Salario y prestaciones ante la ley

Llevas cobrando lo mismo durante años, aun cuando tu experiencia ha aumentado o incrementen tus actividades laborales. No tienes Seguro Social ni prestaciones ante la ley, aunque son obligaciones de las empresas, existen algunas que no cubren estas necesidades del empleado y es necesario que como trabajador goces de estos beneficios.

Crecimiento profesional

No existen retos laborales, ya no hay nada nuevo que aprender, no hay actividades nuevas que hacer, ni formas diferentes de hacer tu trabajo. Sin oportunidades de crecimiento laboral, no hay un puesto más arriba al que puedas aspirar ni otros puestos para moverte. No se relaciona con lo que te gustaría hacer. La pasión y vocación no es tu motivación en ese trabajo, de hecho, te pesa mucho realizar tus labores.

New Call-to-action

Desarrollo Personal

Te aburre la rutina, ir de tu casa al trabajo, hacer las mismas actividades, comer igual todos los días, regresar del trabajo a la casa. Vas en contra de tus principios y valores, actuando deshonesta o irrespetuosamente. Te ves obligado a hacer cosas que normalmente no harías por decisión propia, y traicionando a una parte de ti.

Equilibrio vida personal y vida laboral

Si inviertes mucho tiempo en transportarse de la casa al trabajo y de regreso, al terminar el día quedas exhausto. No duermes lo suficiente, tienes mal pasadas y el tiempo no te alcanza para hacer actividad física o pasatiempo.

Tu carga de trabajo es tanta que te conviertes en workaholic (adicto al trabajo) llevándote el trabajo a casa. Además de tu jornada laboral, te quedas más tiempo en la oficina o incluso acudes a trabajar en días inhábiles. Olvidando por completo tu vida personal y social.

La satisfacción laboral debería ser uno de los principales motivos para permanecer en un trabajo. ¿De qué te serviría tener el mejor puesto del mundo con un alto salario a costa de tu salud? Quizá lo estés pensando mucho y no te decides por miedo a no encontrar otro trabajo en poco tiempo. Tal vez incertidumbre por enfrentarte a nuevos retos, por salir de tu zona de confort.

Los cambios siempre implican un riesgo, ¿ganar o perder? Si cambias de trabajo puedes perder estabilidad financiera, dejar de ver a tus compañeros de trabajo. Pero si tienes todas las señales antes mencionadas, ¿qué esperas para cambiar de trabajo? No sólo se trata de tu situación económica, también tu integridad física se pone en riesgo al tener mucho estrés. Como decía Confucio: “Escoge un trabajo que te guste, y nunca tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida.”

Si tienes claro que es el momento de cambiar de trabajo, pero no tienes claro hacia dónde dirigirte, o qué pasos seguir, te dejamos con un artículo que puede ayudarte a decidir el rumbo que podrías tomar.

cta_hubspot id=311]